INCLUSIÓN FINANCIERA (2)

Elaborado por:José Linares Fontela
Correo: jlinaresf@gmail.com – Telefono: +34 655 643 572
Nacido y radicado en España, Psicólogo de la Universidad de Católica Andres Bello, Caracas, Venezuela; Postgrado en Finanzas y Ahorros en las Universidades de Missouri y Wisconsin y Postgrado en Gerencia de Marketing en Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), Caracas, Venezuela.
Se desempeña como Consultor y Jefe de Proyectos en áreas Marketing Financiero, Crédito y Recuperación de Cartera, Diseño de Centrales de Riesgo, Remesas Internacionales, Proyectos de Tecnología de la Información Bancaria, Investigación de Mercado, Ventas y Venta Cruzada, Servicio y Relaciones con los Clientes, Entrenamiento, Relación con Microempresarios y Pequeña y Mediana Empresas, Microfinanciamiento, Sucursales y Cobertura Geográfica, Publicidad, Promociones, Movilización de Ahorros, Marketing y Servicios a  Distancia, E-Business, Diseño e Implementación de Call Centres, Diseño e implementación, Desarrollo de Modelos de Costos.

INCLUSION FINANCIERA (Continuación)

En el artículo anteriorse abordó el tema Inclusión Financiera con algunos comentarios sobre la muy interesante e innovadora experiencia del Banco Comercial de África (CBA) con Safaricom M-PESA®. En ese momento sólo se hicieron algunas observaciones generales porquese quería conocer mejor esta experiencia y reunir más información sobre la misma. Con esta base, a continuación algunos comentarios:

  1. M-PESA® ha revolucionado el «dinero móvil», pero no es un banco, es sólo un servicio de transferencia de dinero.
  2. Los acuerdos bancarios de M-PES ® (Dinero móvil en Kenyata) no son nuevos, en el 2010 llegaron a un acuerdo con el Equity Bank, esta experiencia puso en marcha la cuenta de ahorros M-Kesho®. Sin embargo, parece que el resultado no fue satisfactorio, ya que sólo llegó a 600,000 cuentas. Se dice que las comisiones fueron el principal inconveniente para el éxito de la cuenta. El Equity Bank en el 2010 también se asoció con Orange para lanzar “Orange Money” bajo la marca Iko Pesa ® (No hay dinero), pero parece que no hay estadísticas ni información en este momento sobre esta experiencia.
  3. En mayo 2012 M-PESA® tuvo en Kenia; de acuerdo ala señorita Betty Mwangi – Thuo, quien es Gerente General de Servicios Financieros de Safaricom: «Al nuevo servicio se suman otras doce entidades financieras a la red existente de M -PESA®, con 25 bancos y más de 95 instituciones microfinancieras y SACCOS (Cooperativas de Ahorro y Crédito).(http://www.techsavvy.or.ke/magazine/2012/05/23/safaricom-signs-m-pesa-bank-transfer-deal-with-pesapoint/). Fue una sorpresa saber que tantas instituciones financieras estaban utilizando M-PESA® en Kenya, La percepción es que el concepto “dinero móvil” estácreciendo demasiado rápido y es demasiado grande antes de disponer, durante un tiempo razonable de suficientes observaciones para ver las posibles consecuencias que podría tener este sistema. Aunque me sorprendió M-PESA® al servir a tantas instituciones, no está claro si estas instituciones usan a M-PESA®paracrear cuentas basadas solo en esta idea (Como M-Shwari®) o es daracceso remoto de servicio de depósitos y retiros alas cuentas bancarias tradicionales existentes. Por supuesto, si esto último fuera el caso, no tendría nada que ver con la inclusión financiera porque todos los usuarios estarían ya bancarizados. Tampoco hay información sobre el número de nuevos usuarios no bancarizados que se han convertido en clientes de estas instituciones tras el acuerdo con M-PESA® y porqué la abrieron.
  4. M-PESA® está siendo promovida masivamente y a nivel mundial por el sector de la Información, Comunicación y Tecnología Mundial como «La banca para los no bancarizados» (http://www.itweb.co.za/?id=70826:M-Pesa-boosted-by-global-agreement), este concepto que se vende como un hecho, es una falacia, ya que M-PESA® no es una institución bancaria y por lo tanto no puede, legalmente, bancarizar a nadie. M-PESA® ha llegado a un acuerdo con Money Graam en 2014, ya tenía un acuerdo con Western Union® por lo que se está enfocando también enlas remesas móviles, pero ninguno de estosservicios están regulados por ninguna Autoridad Bancaria, por lo que no debería usarse el nombre de «Banca Móvil», sólo se debe aplicar el término «Dinero Móvil». Los clones de M-PESA® están naciendo en todas partes (En otros países de África, Asia y no con la misma velocidad en América Latina), por lo que las consecuencias de los aciertos o errores del modelo M-PESA® serán globales, como lo fueron los del Banco Grameen en relación a la aplicación de su modelo de Microcrédito. El uso indebido de la palabra «banca» está dando un gran impulso hacia la solidez, el reconocimiento y la confianza en M-PESA® lo que no debería ser el caso.
  5. La experiencia del Banco Comercial de África (CBA) con la cuenta M-Shwari® ha sido muy interesante y ésta es realmente «banca móvil», pero todavía encuentro que el préstamo automático conectado a la cuenta de ahorros es más negativo que positivo para los clientes de M-Shwari®, si bien hace que el producto de ahorro sea mucho más atractivo. Sin embargo, las consecuencias del incumplimiento de pago pueden ser muy perjudiciales para el ahorrista, ya que le bloquea la posibilidad de obtener, en el futuro, un mejor préstamo que podría generarle activos. El corto plazo de 30 días del préstamo de M-Shwari®, y la pequeña cantidad del mismo, sólo puede resolver las necesidades menores; pero el impago de este préstamo afecta seriamente la reputación de pago de los deudores (Había en el 2014 140.00 morosos) y con una comisiónflat del 7,5%, hace del costo del préstamo M-Shwari® algo exagerado con una tasa final equivalente a un interés anual del 90%, por lo que sería un muy mal negocio tomarlo. Por otro lado, la oferta del préstamo parece ser la atracción principal de la cuenta de ahorros porque el 25% de las cuentas de ahorro M-Shwari® estaban inactivas en el 2014, probablemente debido a ser rechazados sus propietarios en la aprobación del préstamo. El problema es que los préstamos son selectivos y el ahorro masivo, la mezcla de los dos no es conveniente. El riesgo de crédito masivo llevó al mundo a la crisis crediticia del 2008, que finalmente terminó en la recesión del mundo. La gran pregunta es: ¿Será que los diseñadores de la cuenta M-Shwari® le anexaron el préstamo para generar suficientes ingresos que compensaranlas comisiones dejadas de cobrar y los requisitos reducidos ofrecidos en la cuenta? Esta es una pregunta importante porque hace surgir la gran pregunta: ¿Son los esfuerzos de inclusión financiera sostenibles? Otra pregunta podría ser: ¿Tal vez el préstamo «automático», asociado a la cuenta M-Shwari® atrae a los solicitantes de préstamos, que no tienen ningún interés en hacer ahorros?Espero que el tiempo responda a estas preguntas.
  1. Otra preocupación que me vino a la mente con el comentario que el préstamo asociado a la cuenta M-Shwari® fue diseñado para incluir a los clientes islámicos. La diferencia en el costo pagado por los clientes islámicos, debido a las condiciones exigidas por las finanzas islámicas de cobrar una comisión flat en vez de intereses mensuales, se estaría aplicando también a los clientes que no son islámicos. En 2007, según el Banco Central de Kenia (KCB) las tasas de los préstamos en promedio fueron de alrededor del 18% anual (Oscilando entre 15% y 20%) (http://www.fsdkenya.org/pdf_documents/08-03-20_Survey_on_bank_charges.pdf). En un estudio de la Asociación de Bancos de Kenya en 2012 las tasas de los préstamos parecían ser similares a los de 2007, por lo que sería una asunción calculada razonable que esta tasa será similar hoy en día. Eso significa que un préstamo a 12 meses de US$ 1.000, tendría una cuota mensual de US$ 91,68 para los clientes no islámicos, quienes estarían pagando US$ 100,16 de intereses totales. Si este mismo cliente fuera islámico, la comisión debería ser del 10,01 %, no del 18%, con el fin de cobrar a este cliente en igualdad de condiciones que al resto de los clientes. Por lo tanto, llegué a la conclusión de que se necesitan dos sistemas diferentes de cálculo y que ambos sistemas deben coexistir y funcionar en paralelo para ser justos con todos los clientes.
  2. Como se mencionó antes, comisión flat mensual de interés del 7,5 % aplicados a todos los clientes del préstamo asociado a M-Shwari®, que parece ser excesivo (7,5 % x 12 meses = tasa anual del 90%), en el peor de los casos, no debería ser superior a la aplicación de la tasa media anual antes mencionada de 18%, por lo que debería ser mensualmente sólo un 1,5 %. Es cierto que todos los bancos pueden aplicar cualquier tipo de interés a los préstamos en el marco de la legislación de cada país. Pero el Banco Central de Kenia (CBK ) ha formado un comité para investigar los altos intereses que se cobran por los préstamos, de acuerdo a las noticias publicadas el 18 de Enero del 2014 (http://mobile.theeastafrican.co.ke/Business/CBK-team-to-probe-high-interest-rates/-/433844/2150782/-/format/xhtml/-/hjblj7/-/index.html), esta comisión nace debido a la presión ejercida por Miembros del Parlamento de Kenia exigiendoen 2013 un control sobre las tasas de interés, planteada (http://mobile.theeastafrican.co.ke/News/Kenyan-MPs–push-for-control-over-interest-rates/-/433842/1974560/-/format/xhtml/-/2i8xx4z/-/index.html). Bajo esta circunstancia, y si las tasas bancarias son reducidas por el Banco Central de Kenya; ¿Sería necesariomodificar los requerimientos para la cuenta de ahorros M-Shwari®? y ¿si la tasa se reduce de manera significativa será eliminado el préstamoasociado? Y elBanco Comercial de África (CBA) puede hacerlo unilateralmente de acuerdo con los Términos y Condiciones publicados por esta institución en la Internet (cbagroup.com/m-shwari/Mshwari_Terms_Conditions.pdf), si eso ocurre, ¿M-Shwari® continuará siendo tan atractiva como lo es ahora, pero sin el préstamo? El tiempo lo dirá.
  3. Los estudios sobre M-PESA® por lo general muestran a los no bancarizados y las cifras de los usuarios de bancos. Sin embargo, no se cuenta con un estudio que también muestre cuántos de los nuevos usuarios no estaban bancarizados antes del acuerdo con M-PESA® y se bancarizaron después,motivados por los servicios de M-PESA®. Esta información es necesaria para evaluar su efecto positivo sobre la Inclusión Financiera. Sin embargo, los estudios académicos independientes han demostrado que cuando un producto de ahorro se suma a M -PESA ® (Tales como M- Kesho® con el Equity Bank y, más recientemente, M-Shwari® con el CBA), por lo general la mayoría de los nuevos usuarios de este servicio son los propios clientes del banco, porque ellos ya tienen la experiencia con los productos financieros y el M-PESA® es sólo un medio de pago que hace a los productos bancarios tradicionales más fáciles de operar y más accesibles. Tampoco hay una clara evidencia de la eficacia de los servicios de «dinero móvil», como una herramienta de inclusión financiera, por el contrario tienden a facilitar el consumo. Como ejemplo, desde los años 90, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha publicado una gran cantidad de estadísticas, de investigaciones y de detalles sobre las remesas de América Latina y no hay pruebas claras de que éstos promueven la inclusión financiera. No veo el mismo nivel de disponibilidad de la información en el sector de «dinero móvil «, donde no existen estadísticas detalladas,solo números generales sobre «Dinero Móvil» y «Banca Móvil». Se esperaque esta información esté disponible algún día en el futuro, cuando los académicos y los reguladores las publiquen.
  4. Lo que más me preocupa es la actitud condescendiente de las Autoridades Bancarias de no prohibir el uso de los términos «banco» y «banca » aplicados a las actividades llevadas a cabo por instituciones que no son supervisadas. Encualquier Ley Bancosse prohíbe específicamente el uso impropio del nombre. ¿Qué está sucediendo?, ¿pueden las autoridades bancarias correr el riesgo de justificar que las compañías de telecomunicacionespresenten una imagen de «pseudo banco», justificada en base la inclusión financiera?; y que hay de los riesgos, la confianza y la confusión que puede existir en los ciudadanos sobre dónde llevar con seguridad su dinero. ¿Son los medios más importantes que los fines? Una Autoridad Bancaria dijo recientemente sobre el tema «En el dinero móvil la regulación debe seguir a la innovación», ¿Por qué no los dos a la vez, la regulación es la primera obligación de cualquier Autoridad Bancaria, de acuerdo con su Ley de Bancos? No se está ni contra M-PESA® ni en contra de cualquier sistema de transferencia o de remesas, todos estosson absolutamente necesarios. Para recibir las remesas familiares en una cuenta y no retirarlas totalmente por caja; sacando el dinero de la cuenta poco a poco según sea necesario. En la práctica siempre se ha demostrado que una cantidad pequeña siempre queda en la cuenta y con el tiempo se hace un ahorro importante. No se está de acuerdo en la manera inexacta (Banca Móvil) en que se está vendiendo masivamente la idea basada en el “dinero móvil”; la falta de una investigación detallada centrada en la inclusión financiera, para aprender más sobre las motivaciones, actitudes, expectativas y el patrón de comportamiento de los no bancarizados; la información estadística limitada disponible y publicada por los operadores de móviles, los bancos y los reguladores lo que refleja una falta de transparencia quepuede llevar a modelos de alto riesgo, como los préstamos que han producido los NINJAs (Sin trabajo, sin ingresos) antes del 2008. Esto exige de datos objetivos sobre la Banca Móvil, que las Autoridades Bancarias deben solicitar a las entidades financieras que vigilan y luego publicarlos mismos para asegurar la máxima transparencia sobre este tema, sistema financiero bajo su responsabilidad. Me gustaría saber más acerca de lo que son los resultados detallados de la evolución de las cuentas M-Kesho®, M-Shwari®, Iko Pesa ®, M-Paisa®, el préstamo de la M-Shwari®, etc. No sólo en Kenia, Tanzania y el resto de África, también me gustaría saber lo que está sucediendo en Asia y América Latina. Pero, la transparencia no está en la cultura típica de las empresas de telecomunicaciones, éstas son oscuras y evasivas, tal vez debido a la intensa competencia que hay entre ellas; al menos que ha sido mi percepción personal como usuario por años de teléfono móvil. Así que, a menos que los reguladores bancarios comiencen a recoger y publicar las estadísticas de la banca móvil, voy a tener que seguir recogiendo información de una gran variedad de fuentes en Internet para construir y entender el cuadro completo de lo que está pasando con este tema.

Nota: Todos los conceptos y opiniones vertidos en este artículo son responsabilidad exclusiva de su autor.